De niñas nos imaginamos a nuestro "hombre ideal". Una especie de caballero andante, sin caballo, muy al estilo Disney: alto, rubio, fornido, ojos azules y muy tierno. A medida que pasa el tiempo, ese "hombre soñado" se va transformando, muy... Seguir leyendo →