Sonríe mientras camina,

atesora recuerdos en lugar de objetos,

ama a los animales tanto como a los seres humanos.

Me gusta la gente que:

Abraza espontáneamente,

llama por teléfono sin motivo alguno,

te extraña aún sin haberte ido.

 

Disfruta comer sin contar calorías,

comparte el último cuadrito del chocolate,

ama a la tocineta de la misma forma como ama a la vida.

Me gusta la gente que:

No sigue eso que llaman “patrones sociales”,

hace de la sinceridad un estilo de vida,

ríe tanto que se le salen las lágrimas.

 

Baila sin tener ritmo,

canta sin saberlo hacer,

vive como si no hubiera un mañana.

Me gusta la gente que:

Se sorprenda como un niño de los pequeños detalles,

usa zapatos deportivos con ropa formal,

disfruta de una película, en cama con galletas y chocolate caliente.

 

No habla ni bien ni mal de nadie,

no juzga,

no discrimina.

Me gusta la gente que:

Hace morisquetas sin pensar en las líneas de expresión,

camina descalza,

disfruta mojarse bajo la lluvia.

 

Se deleita con una obra de arte,

una flor cargada de colores

o con el olor de la tierra cuando caen las primeras gotas de lluvia.

Me gusta la gente que:

Escribe cartas en lugar de mensajes de textos,

te mira a los ojos cuando le hablas,

pone su mano sobre la tuya para recordarte que siempre estará ahí.

 

Me gusta la gente que:

Ama con libertad,

sin condiciones,

con el respeto a la individualidad.

 

Me gusta la gente que:

Se ríe de sí misma,

no le tiene miedo al fracaso

y que en medio de las peores crisis siempre te diga: “todo va a salir bien”.

Anuncios