Foto tomada de internet
Foto tomada de internet

De la misma saga de “Buscando el príncipe azul”, llega “Yo necesito un hombre que me represente”, una de las frases y/o condiciones favoritas que toda mujer soltera, divorciada o viuda le encanta decir cuando anda en la búsqueda amorosa.

Me perdonan la sinceridad pero: DE VERDAD? LO DICEN EN SERIO? QUÉ DIABLOS SIGNIFICA TENER UN HOMBRE QUE TE REPRESENTE?

a) Que hable por ti en cada reunión y/o encuentro social

b) Que escoja tu comida a la hora de ordenar en un restaurante

c) Que pague todos y cada uno de tus gastos y deudas

d) Que vaya al control anual ginecólogo por ti.

Cuando pienso en la palabra “representación” se me vienen a la mente muchas cosas: cuando éramos niñas y necesitábamos un representante en el colegio, obviamente porque dependíamos de adultos cuidadores por no tener el grado de madurez mental ni crecimiento físico; cuando se escoge a un hombre o mujer para representar tu país de origen en un certamen de belleza, una delegación de estudiantes, músicos o deportistas también podrían entrar acá en temas de competencias o encuentros, y para no hacer el cuento largo también puede ser los embajadores o agregados culturales que representarán tu nación en cualquier parte del mundo.

Foto tomada de internet
Foto tomada de internet

Pero un hombre? No quiero sonar feminista porque de esto no va la historia, ni mucho menos que piensen que voy a escribir “es que las mujeres no necesitamos de nadie”, nada más falso que esto, la verdad porque no se trata de un tema de género, sino porque somos seres sociables y como tal tod@s necesitamos de una compañía.

Y aquí mi punto: necesitar de una compañía no es lo mismo que necesitar a un hombre que te represente. Creciste, maduraste, estudiaste y te independizaste, así que dale duro que ahora es que falta. En este camino encontrarás miles de personas, pero no puedes pretender conseguir una especie de “manager”,  por decirlo educadamente, para volverte una completa inútil. Si es así, mejor quédate a vivir por y para siempre con tus padres.

Tener una pareja a tu lado con la que puedas disfrutar de una rica conversación, viajes fascinantes, un buen vino y una peli los domingos en la cama es fantástico! Ahora bien esto no lo convierte en tu representante, no eres una niña de 5 años.

Si lo que quieres es tener a un tipo contigo que te acompañe a todos lados y te resuelva cuanto inconveniente doméstico se presente en casa, lo que realmente necesitas es un chófer y un plomero.

Así que por favor, antes de soltar al universo esa frase nefasta que “necesitas a un hombre que te represente” mírate en el espejo, ámate por lo que eres y no te subestimes, la verdadera representación eres tú misma, no lo dudes!

Anuncios