"American Beauty". Trabajo fotográfico de Carey Fruth inspirada en la película del mismo nombre
“American Beauty”. Trabajo fotográfico de Carey Fruth inspirada en la película del mismo nombre

Estoy convencida! Esto debería ser el onceavo mandamiento, la última oración del Padre Nuestro antes de decir “Amén” y una especie de mantra que toda mujer debería decir cada mañana al levantarse: “Amarás a tu cuerpo sobre todas las cosas”.

Siento que debe estar tatuado en la piel, insertado en un chip y colocado de forma permanente en nuestra memoria y, para reforzar, hacer planas, planas y más planas sobre esta afirmación, porque la banalidad que le damos a la esencia de la vida es increíble pero peor aún es la fuerza al sufrimiento y menos precio para con nuestro cuerpo.

No lo creen? Hagamos el siguiente ejercicio:

– Te sientes feliz: vas y sacas el peso/báscula que escondes debajo de tu cama para ver qué número refleja la mini pantalla y así amargarte todo el día.

– Te pruebas el vestido más espectacular de la tienda: frente al espejo del probador lo único que haces es enfocarte en tus “imperfecciones” llámense celulitis, estrías o “cauchitos”/”gorditos”.

– Te comes el chocolate más espectacular del planeta: comienzas a buscar en el reverso del empaque cuántas calorías acabas de meterle a tu cuerpo para: llegar a la casa y buscar el peso debajo de la cama y para recordar “ese bendito chocolate” cuando te estés probando el vestido de la última colección que tanto querías.

Ilustración tomada de internet
Ilustración tomada de internet

Es como un círculo vicioso. Una alarma que se activa cuando sentimos la felicidad. Un bombillo que se enciende en nuestro tablero mental para sabotear nuestra existencia.

Ni hablar de cuando nos levantamos por la mañana y nos vemos al espejo. Nuestros primeros pensamientos son: tengo patas de gallo; Dios pero qué bolsas tengo debajo de los ojos.; cada día tengo más canas… Yo, un poco soñadora pregunto: dónde quedó aquello de persignarnos (para los que somos católicos) y agradecerle a Dios por un nuevo día; respirar profundo y hacer un saludo al sol para llenarte de paz espiritual o sencillamente sentir la felicidad de estar vivos y poder hacer “lo que se nos venga en ganas”.

En serio mujeres, con la mano en el corazón les digo que esto tiene que parar. Debemos detener esa autodestrucción masiva que llevamos en la sangre, el ensañamiento hacia otras de nuestro gremio y peor aún para las que son madres de niñas y comienzan a transmitir desde temprano condicionamientos como: “debes comer para no ser flaquita” o  “no puedes comer más porque te vas a poner gordita”.

Yo me pregunto: de dónde diablos sacó la humanidad que tener un cuerpo “perfecto” te hace feliz, garantizará un matrimonio libre de infidelidades y te llevará a obtener el ascenso que tanto deseas en el trabajo? No es cuestión de cuerpo es cuestión de actitud. No se trata del físico, se trata de un estado mental.

Ilustración tomada de internet
Ilustración tomada de internet

Hay un paréntesis que quiero hacer para todas aquellas mujeres que piensan que sus parejas no las traicionarán mientras estén en forma, “buenotas” y con todo en su santo lugar. Quien te va a traicionar lo hará sea como sea, nada garantizará que no lo haga salvo el verdadero compromiso y respeto que esa persona pueda tener contigo; sino que lo diga Sandra Bullock, para mí una de las mujeres más lindas de Hollywood y sin embargo conoció el trago amargo de la traición por parte del que era su esposo Jesse James con la tatuadora Michelle ´Bombshell´ McGee.

Ya para finalizar quiero compartir con ustedes una cuenta que conseguí en Instagram: loveyourlines. Las invito a seguirla y a leer el testimonio de cada valiente. Se trata de mujeres que por diversas razones -embarazos, perdida o aumento de peso, enfermedades- sufrieron grandes daños en su cuerpo, específicamente en su piel. Es realmente conmovedor y al mismo tiempo admirable. Se me arruga el corazón cada vez que leo una publicación en esta cuenta, porque me recuerda a tantas amigas que están atrapadas en su propio cuerpo, que lo niegan, que lo ocultan en fotografías o que le regalan los adjetivos más despreciables de la lengua española.

En serio, ama tu cuerpo por sobre todas las cosas! Recuerda que si alguien tiene algún descontento con tu contextura física el problema es de esa persona no tuyo. Vive feliz y ámate tal cual eres, verás cómo el mundo cambia, tu pareja sentirá que tiene a la mujer más linda del planeta a su lado y conseguirás éxito en todo lo que te propongas. Si quieres cambiar algo que no te guste dale duro, trabaja en ello, ponle corazón y hazlo solo porque tu así lo quieres.

Así de simple!

Anuncios