Untitled-1

Sin duda alguna la era digital ha abierto nuevas tendencias, formas de trabajo y profesiones; no en vano cada día escuchamos términos como: soy un community manager; soy una ‘fashion blogger’ o soy un youtuber, por mencionar las más “comunes”.

Cada una, con su particularidad, tiene su encanto o desencanto y muchos de nosotros -consciente o inconscientemente- podemos ejercer algunos de estos oficios o estar en medio de un círculo de personas que se desempeñan en este mundo virtual sin saberlo.

Hoy, de forma básica y sencilla, quiero escribir sobre qué es ser un blogger y un youtuber, cada una con características propias, que al desempeñarlas de la forma correcta puede convertirse en el mejor estilo de vida y sobrevivencia.

Blogger o bloguero es aquella persona que escribe una bitácora en línea. Cuenta con un espacio público en la web donde se dedica a expresar, a través de las letras, sus opiniones sobre temas particulares y/o  conocimientos de alguna especialidad (ejemplo: lataparadigital.wordpress.com). Se vale además de incluir en sus escritos recursos como fotografías y vídeos para darle mayor interactividad a su contenido.

Si te dedicas a un tema en particular, eres constante y sabes cómo moverte en el mundo digital, un blog puede abrir grandes puertas en el área de la que escribes. Un caso para resaltar es el de la fashion blogger Chiara Ferragni -quien además de ser estudiante de derecho en Milán, con su  blog The Blonde Salad puede recibir cerca de 110 mil visitantes por día, lo que la ha convertido en una influenciadora en la industria de la moda. Ha sido tan exitosa que creó  su propia línea de zapatos y es una invitada de referencia en los grandes eventos de marcas reconocidas, en cualquier parte del mundo.

Por otra parte,  un youtuber es aquella persona que se dedica a grabar, de forma aficionada o profesional , vídeos para cargarlos o subirlos a la red social Youtube. Esto puede parecer sencillo pero la verdad es que tiene su arte.

Han escuchado eso de “es un vídeo que se convirtió en viral” y cuando vas a ver tiene 8 millones de visitas? Pues sí, pasa y lo más interesante de todo es que no hay una fórmula mágica a seguir para que la “pegues del techo” con el material que grabaste (aunque hay ciertos lineamientos como el tiempo y que sea atractivo lo que vas a mostrar claro está) por lo que muchas veces vemos cosas tan ridículas y sencillas, pero que causan un gran impacto en la comunidad digital.

El vídeo Charlie bit my finger tiene 822.405.374 millones de vista

Lo interesante y quizás por eso  muchos desean consagrarse como un youtuber es que esta red social puede pagarte si tu vídeo es más que fabuloso. No es casual que al estar viendo uno aparezca publicidad, esto se debe a que los anunciantes le pagan a Youtube y la compañía a su vez comparte los ingresos con los autores; mientras más vista tenga el material, mayor será el pago.

La pregunta del millón de dólares es: y cuánto paga Youtube si subo un vídeo? Por lo general por las primeras 1.000 visitas pueden pagar alrededor de un euro, pero no es algo estándar. La compañía  suele  pagar mensualmente, cuando se ha llegado a un monto mínimo de unos 100 euros. Si no es así, este se irá acumulando. Esto quiere decir que hay que conseguir muuchhaaassss vistas para que la paga sea atractiva y cargar constantemente material audiovisual.

Ahora que sabes las diferencias entre escribir o grabar en el mundo digital, cuál escogerías?


Anuncios